El perro de los Baskerville – Sir Arthur Conan Doyle

El cadáver de Sir Charles, el legítimo dueño de Baskerville Hall, es encontrado en el páramo del señorío de la familia. Su rostro está tan distorsionado por una mueca de horror tal, que la identificación del cuerpo se torna complicada incluso para sus amigos cercanos. La leyenda del perro de los Baskerville vuelve a hacerse presente. Se dice que en el extenso páramo junto al que se yergue la histórica mansión ronda un descomunal sabueso, cuya misión es acabar con cada uno de los baronets que ocupen esa casa, en castigo por los desenfrenos llevados a cabo por un antepasado remoto. Los vecinos y algunos pastores aseguran haber oído su aullido en mitad de la noche, mientras que otros pocos, aterrados, afirman haberlo visto con sus propios ojos. Ante la llegada a Inglaterra de Sir Henry Baskerville, próximo heredero, y la posibilidad de que la tragedia vuelva a suceder, Sherlock Holmes encarga al doctor Watson, fiel amigo y redactor de cada uno de sus casos, acompañar al heredero en su primera visita a Baskerville Hall para recoger el testigo de sus antepasados, mientras él termina de resolver unos asuntos pendientes en Londres. Así comienza un caso trepidante y complejo, que pondrá a prueba el talento del conocido detective y de su ayudante John Watson.  Baskerville

Verdaderamente es asombroso cómo las buenas creaciones permanecen en el tiempo. Sucede con algunas canciones y películas, y por supuesto también con los libros. De alguna forma el tiempo acaba discriminando el grano y la paja; lo bueno dura, se agarra al presente y sobrevive, mientras que lo malo se deshace y se pierde en la memoria, sin dejar huella.

En este caso, no son solo los libros. Sherlock Holmes y el doctor Watson son personajes memorables que los han trascendido.

Llama la atención que el escritor decidiera en un momento dar muerte a su creación, a pesar del éxito que cosechaba. Tal era la fama del detective, que sus lectores le pidieron que rectificara su decisión. Y así lo hizo.

” …he tenido una sobredosis, un hartazgo de Sherlock Holmes, como el que sentí cuando una vez comí demasiado foie gras; ahora, cada vez que oigo nombrarlo, me pongo enfermo.”

En cualquier caso, lo maravilloso es que Sherlock y compañía siguen sorprendentemente vivos muchos años después de ser creados, aunque es cierto que sobre todo a través de adaptaciones, como la serie de la BBC como ejemplo más reciente. Desde luego el personaje de Doyle compite en este aspecto con superhéroes como Batman, Spiderman o Superman, aunque no se repite tanto. Entre otras cosas, porque Doyle trazó decenas y decenas de casos diferentes. En ellos, el famoso detective y el doctor Watson persiguen a criminales en situaciones enrevesadas de toda clase. Holmes, impredecible, siempre un paso por delante; Watson siempre un paso por detrás, mudo de admiración, pero compensando sus carencias con una asombrosa fidelidad y valentía; la policía, desorientada, a menudo puesta en evidencia frente al ingenio del residente de Baker Street; clientes desconcertados por la seguridad con que el detective más famoso de la historia elabora hipótesis, rastrea indicios y atrapa malhechores; lectores enganchados al misterio y a la novela inteligente.

El perro de los Baskerville es quizá uno de los casos más conocidos de Sherlock Holmes, pero solo es, como se suele decir, la punta del iceberg, el de un mundo emocionante de novelas y múltiples relatos, creado por un escocés hace más de 125 años.

Arthur Conan Doyle nació en Edimburgo en 1859. Estudió medicina en la Universidad de la capital escocesa. Este hecho es fundamental, ya que allí conocería al profesor Joseph Bell, uno  de los precursores de la medicina forense. Éste personaje singular dedicaba su estudio a disciplinas poco comunes como las manos, el modo de andar o los diferentes acentos de las personas al hablar. Observaba y deducía apoyándose en la lógica. Evidentemente fue el origen de Sherlock Holmes.

conan-doyle

El autor escocés comenzó a escribir joven, al tiempo que, una vez licenciado, trataba de reunir una clientela estable para salir adelante. Doyle era deportista, aficionado especialmente al rugby, al golf y al boxeo. También viajó, como médico en diferentes embarcaciones, a África o al Ártico, entre otros destinos. Además, una vez era internacionalmente famoso por sus obras, viajó a Australia, América, Canadá y Sudáfrica, además de sus viajes por Europa. Trató a otros autores británicos ilustres, como el autor de Peter Pan, James M. Barrie, Bram Stoker (Drácula) o Robert Louis Stevenson (La Isla del Tesoro).

Tuvo cinco hijos; dos con su primera mujer, fallecida a causa de tuberculosis, y otros tres con su segunda esposa, quien le sobreviviría apenas un año.  Llegada la Gran Guerra, a sus 55 años, quiso alistarse como soldado raso, pero fue rechazado. Sin embargo, uno de sus hijos perdería la vida a causa de una neumonía en el frente. Esta tragedia parece que le acerca al Espiritismo, doctrina nacida en Francia, que afirma que los espíritus pueden entrar en contacto con los humanos. Arthur Conan Doyle falleció en su casa un 7 de julio de 1930 a causa de un ataque al corazón. 

Es famoso por sus novelas detectivescas, pero además tuvo tiempo de escribir novelas históricas, relatos de ciencia ficción y poesía. Su obra es sorprendentemente extensa, y sin embargo nunca recibió un premio que reconociera su obra literaria. De hecho, el título de Sir, concedido por el rey Eduardo VII, es el resultado de un artículo suyo relacionado con la guerra de los Boers. 

Arthur Conan Doyle tiene el enorme mérito de haber creado a éste personaje intrépido e incorrecto, pero fascinante y maravilloso.

CSDL

Enlaces de interés

Historia breve de Sir Arthur Conan Doyle 

DATOS DEL LIBRO
Título – El perro de los Baskerville 

Autor – Arthur Conan Doyle 

Páginas – 168 

Precio – 25 euros 

Editorial – Nórdica

Lugar y año de publicación – Madrid, 2011

ISBN – 9788492683581

Acerca de CSDL

Periodista, pero vamos. Profesor en potencia. Lector, caminante. Cine, fútbol y radio. Miguel Delibes, J.D. Salinger, Raymond Carver y Richard Ford.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: