Entradas etiquetadas: Editorial Cátedra

La ruta de don Quijote – Azorín

A pesar de haberme llevado dos libros conmigo mientras pasaba unos días de vacaciones junto al Cantábrico, me encontré con esta obra por casualidad y su lectura desbancó a aquellas rápidamente. Además la leí, no en tamaño bolsillo, sino en

La ruta de don Quijote – Azorín

A pesar de haberme llevado dos libros conmigo mientras pasaba unos días de vacaciones junto al Cantábrico, me encontré con esta obra por casualidad y su lectura desbancó a aquellas rápidamente. Además la leí, no en tamaño bolsillo, sino en

Walden – Henry David Thoreau

“Estar despierto es estar vivo. Nunca he conocido a un hombre que estuviera completamente despierto”. Fue este deseo de despertar el que llevó a Henry David Thoreau a abandonar su casa y retirarse a los bosques de Concord (Massachusetts) el

Walden – Henry David Thoreau

“Estar despierto es estar vivo. Nunca he conocido a un hombre que estuviera completamente despierto”. Fue este deseo de despertar el que llevó a Henry David Thoreau a abandonar su casa y retirarse a los bosques de Concord (Massachusetts) el

San Manuel Bueno, mártir – Miguel de Unamuno

En el imaginario pueblecito de Valverde de Lucerna todo el mundo admira a su párroco, Don Manuel Bueno. El cura lleva una vida de oración y entrega tales que sus feligreses ya empiezan a pensar que el hombre es verdaderamente

San Manuel Bueno, mártir – Miguel de Unamuno

En el imaginario pueblecito de Valverde de Lucerna todo el mundo admira a su párroco, Don Manuel Bueno. El cura lleva una vida de oración y entrega tales que sus feligreses ya empiezan a pensar que el hombre es verdaderamente

Los hermanos Karamázov – Fiódor M. Dostoievski

“Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; mas si muere, lleva mucho fruto” (Juan 12, 24) Con estas palabras de Jesucristo, recogidas en el Evangelio según san Juan, introduce Dostoievski su última obra,

Los hermanos Karamázov – Fiódor M. Dostoievski

“Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; mas si muere, lleva mucho fruto” (Juan 12, 24) Con estas palabras de Jesucristo, recogidas en el Evangelio según san Juan, introduce Dostoievski su última obra,