Archivos de autor: Miguel Barba

La mentira que siempre dice la verdad – Jean Cocteau

Ahora que comienza el mes de difuntos parece el momento indicado para recordar algún libro o autor injustamente olvidado por nuestras letras; que la cuestión de la memoria histórica no solo se ha de aplicar a las víctimas de la política. Existen también las que considero víctimas del canon, autores y autoras injustamente olvidadas por todo aquel lobby de poetas

La mentira que siempre dice la verdad – Jean Cocteau

Ahora que comienza el mes de difuntos parece el momento indicado para recordar algún libro o autor injustamente olvidado por nuestras letras; que la cuestión de la memoria histórica no solo se ha de aplicar a las víctimas de la política. Existen también las que considero víctimas del canon, autores y autoras injustamente olvidadas por todo aquel lobby de poetas

Cartas póstumas desde Montmartre – Qiu Miaojin

Veréis, Cartas póstumas desde Montmartre es una novela bastante particular. Qiu Miaojin escribió este libro y lo dejó en el cajón de su mesa de trabajo para que se publicase de manera póstuma; poco después se suicidó atravesándose el corazón con un cuchillo de cocina. Tenía 26 años. Todo muy creepy.

Cartas póstumas desde Montmartre – Qiu Miaojin

Veréis, Cartas póstumas desde Montmartre es una novela bastante particular. Qiu Miaojin escribió este libro y lo dejó en el cajón de su mesa de trabajo para que se publicase de manera póstuma; poco después se suicidó atravesándose el corazón con un cuchillo de cocina. Tenía 26 años. Todo muy creepy.

Para un tiempo herido – Enrique Falcón

Que aun sigue habiendo batallas que deben ser luchadas; que el poeta, lejos de ser una persona acomodaticia, ha de salir al mundo para hundir sus pies en el barro, sembrar con sus manos el trigo nuevo, ungir con su sudor la tierra enjuta

Para un tiempo herido – Enrique Falcón

Que aun sigue habiendo batallas que deben ser luchadas; que el poeta, lejos de ser una persona acomodaticia, ha de salir al mundo para hundir sus pies en el barro, sembrar con sus manos el trigo nuevo, ungir con su sudor la tierra enjuta